Skip to main content

Search

Search

4 Consejos para combatir la enfermedad de las encías

La enfermedad de las encías es una infección bucal causada por bacterias que se aferran a las encías y los dientes.

El primer paso para deshacerse de la enfermedad de las encías comienza con averiguar cuál es la que tienes. Si tus encías están hinchadas o ves sangre en el lavamanos cuando te cepillas, podrías tener gingivitis. Si no cambias tus hábitos de higene oral, y evoluciona hacia el daño grave de las encías y el tejido óseo, podrías tener periodontitis, es decir la más avanzada. De cualquier manera, tendrás que disciplinarte con una adecuada rutina de cuidado oral para resolverlo, incorporando el cepillado tres veces al día, uso de hilo dental una vez al dia y enjuague bucal dos veces al día.

1. Dale a tu boca una rutina de cuidado óptimo

La enfermedad de las encías se desarrolla principalmente cuando no seguimos los tres pasos de una adecuada rutina de cuidado oral.

Como resultado, residuos de alimentos permanecen en la boca, convirtiéndose en depósitos pegajosos en las encías y los dientes, donde las bacterias pueden multiplicarse fácilmente.

Cuando la enfermedad de las encías está en su primera etapa, la solución es simplemente adoptar una rutina diaria para higienizar la boca. Cepillarse después de las comidas, usar hilo dental y completar con 30 segundos de buches con enjuague bucal LISTERINE® dos veces al día estos son los 3 pasos de una correcta rutina de higiene oral.

Cada seis meses visita a tu odontólogo para un chequeo regular. Cuando la placa se convierte en sarro, sólo una limpieza profesional podrá removerla. La enfermedad de las encías temprana es prevenible si rápidamente tomas acción.

2. Obtener una limpieza a fondo

Si mantener el hábito de una rutina de cuidado oral estricto no revierte los síntomas de la enfermedad de las encías, es probable que tengas una infección más avanzada donde las bacterias se han acumulado formando bolsas peridontales en la base de los dientes y alcanzarlas con el cepillo y el hilo dental sea difícil. En este caso una limpieza profunda por un profesional de la salud oral es la mejor manera de liberar tu boca del sarro.

3. Hora de llamar a los refuerzos médicos

Si los problemas persisten, tu profesional de la salud oral podrá prescribirte antibióticos para erradicar totalmente los microorganismos causantes de infección en la boca, que van desde geles tópicos hasta antibióticos líquidos con los que deberás hacer buches con el fin de alcanzar las bolsas peridontales que se han formado entre las encías y los dientes.

4. Déjalo en manos expertas

Para tratar la enfermedad avanzada de las encías, puede que tu odontólogo requiera operar para eliminar las bacterias. Las opciones incluyen la cirugía de colgajo (donde las encías se levantan, se elimina el sarro y las encías se suturan nuevamente más de cerca a los dientes para reducir las bolsas peridontales); injertos de tejidos blandos (que refuerzan las encías desgastados uniendo tejido del techo de la boca a las zonas infectadas para cubrir raíces expuestas); injertos óseos (en los dientes dañados se restauran con fragmentos de huesos conectados asegurando a los dientes en su lugar); y la regeneración de tejido (donde se usa una tela entre el tejido infectado y los bloques de hueso y dientes).

Estos procedimientos son tan complicados como parecen, por lo que quisiéramos evitarlos a toda costa, pero es un profesional de la salud quien determina y los indica según el caso particular.

La mejor manera de prevenirlo es permanecer alerta a los signos tempranos de la enfermedad de las encías, y seguir una estricta rutina de higiene oral que involucre cepillo, hilo dental y uso de enjuague bucal todos los días, dos veces al día.