Skip to main content

Search

Search

Los 5 indicadores que tienes enfermedad de las encías

Observar un poco de sangre en el lavamanos después de cepillarte o usar hilo dental podría no parecer un problema, hay una buena razón para darle seguimiento a estas señales: son los primeros signos de una forma muy tratable y reversible de la enfermedad de las encías. Si no se trata, esta fase leve de la enfermedad de las encías puede progresar a una etapa avanzada, lo que daña permanentemente el hueso y los tejidos que sostienen los dientes en su lugar ocasionando que se caigan. Presta atención a estas cinco 5 señales visibles que tu cuerpote está enviando y mantén tu boca sana.

# 1 Tus encías están rojas

El rojo es el color de advertencia y primer signo de peligro. Así que tiene sentido que si te ves en el espejo y notas tus encías con una sombra de color rojo o púrpura lo tomes como una señal de que tus encías están en problemas. Las encías sanas son firmes y de color rosa pálido. Las bacterias pueden causar inflamación de las encías, que se conoce como gingivitis, una etapa temprana y leve de enfermedad de las encías. Posteriormente si no se trata se convierte en periodontitis, la etapa más grave de la enfermedad.

# 2 Tus encías están hinchadas

En la etapa temprana de la enfermedad de las encías, tus encías también pueden hincharse. Esta es una señal de que debes ser más disciplinado con tu rutina de cuidado oral.

# 3 Sangre en el lavamanos

Considera ver residuos de sangre en el lavamanos cuando escupes después del cepillado y/o uso del hilo dental como otro indicador. Si tus encías sangran fácilmente, es una señal de una etapa temprana de la enfermedad de las encías.

# 4 Tus encías se retraen de los dientes

Si tus dientes están empezando a parecer más grandes de lo normal, y notas una retracción de las tus encías o tus encías se alejan de los dientes, este es otro signo clásico de gingivitis, o periodontitis. Ten en cuenta que no es parte natural del envejecimiento.

# 5 Tienes mal aliento

Tener mal aliento, o un excesivo mal sabor en la boca, también puede ser señal de una etapa temprana de enfermedad de las encías. La acumulación de placa en la lengua suele ser la culpable del mal aliento.

Otros cambios en tu boca distintivos que se reflejan de esta enfermedad de las encías podrían incluir la falta de firmeza en las encías al tacto, formación de nuevos espacios entre los dientes, dientes flojos y/o un cambios en tu mordida o la forma en que tus dientes encajan al morder.

Estas son señales que no debes pasar por alto.

Si tomasel control de la situación con tus encías, tendrás una oportunidad para evitar que la enfermedad avance.